Habitante de Saitama arrestado por llamar 411 veces al proveedor de telefonía.

El habitante de Saitama había llamado a la compañía telefónica 24.000 veces en los últimos dos años.

Japón es un país en el que existe una población bastante envejecida para la cual acostumbrarse a las nuevas tecnologías puede ser difícil, cómo ha podido pasar con este habitante de Saitama que ha llamado 411 veces al proveedor de telefonía. Si bien es fácil simpatizar con las personas mayores y sus dificultades con los dispositivos modernos, también existe una gran carga para el personal de atención al cliente. Esto es algo que le ha sucedido al personal que trabaja en la línea de atención al cliente del gigante de comunicaciones KDDI.

La policía arrestó y actualmente está investigando a Akitoshi Okamoto, de 71 años. Este hombre es habitante de Kasubake, en Saitama y está acusado de llamar 411 veces durante una semana para quejarse. Inicialmente, la compañía dudaba en presentar cargos contra su propio cliente. Sin embargo, las repetidas quejas del hombre estaban interfiriendo en la capacidad del centro de llamadas ayudar a otros clientes. Además, también estaban afectando al personal.

La investigación está en curso, sin embargo, según los registros de KDDI, el hombre les había llamado un total de 24.000 veces en los últimos dos años. Según la policía, Okamoto estaba molesto porque su teléfono no podía captar transmisiones de radio. El hombre ha negado los cargos y ha dicho a la policía: «Yo soy la víctima».

La mayoría de los cibernautas ha apoyado a este hombre, sin embargo otros no están de acuerdo con su actitud. Han dicho así:

«Probablemente cree que porque él es la víctima, le da el derecho de actuar horriblemente con otras personas».

«Claramente, este hombre tiene demasiado tiempo en sus manos».

“Sin conocer el problema completo que es difícil decir quién está equivocado, pero realmente parece que tiene demasiado tiempo libre”.

«Creo que llamar 10 veces debería ser suficiente para un arresto».

» Si trabajas en el servicio al cliente por un tiempo, tu alma será aplastada. Las personas mayores son lo peor, pero las personas más jóvenes son sensatas ”.

«Debido a idiotas como este, ahora estoy paranoico porque cada vez que llamo al servicio al cliente, me tratarán como un loco».

Por el momento, Okamoto está a la espera de los resultados de la investigación pero podría enfrentarse a cargos por «Obstrucción de los negocios».

«Obstrucción de los negocios», es una definición criminal japonesa que hace que sea ilegal interferir en la capacidad de alguien para hacer negocios regulares. Puede cubrir una amplia gama de delitos no convencionales.



avatar
500

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Recibir notificaciones cuando:
A %d blogueros les gusta esto: