Maneki-neko, el gato de la buena suerte japonés.

El Maneki-neko atrae la fortuna y la buena suerte a quien lo posee.

El maneki-neko (招き猫) es uno de los amuletos más comunes de la cultura japonesa. Además de ser el más conocido fuera de las fronteras japonesas. Este también es conocido como el gato japonés de la buena suerte. Está representado como un gato blanco, de la raza bobtail japonés, con una pata levantada a la altura de la oreja y la palma hacia delante. Este es el gesto japonés para llamar a alguien y pedirle que venga hacia nosotros.

Su nombre está formado por maneki (招き) que proviene del verbo maneku (招く) que en japonés significa “invitar a pasar” o “saludar”. Por otra parte, Neko (猫) significa “gato”. Su significado completo sería “gato que invita a entrar”. Según la tradición japonesa, el mensaje que transmite es “Entra, por favor. Eres bienvenido”.

El maneki-neko puede verse frecuentemente casas japonesas y establecimientos de todo tipo debido a que se cree que atrae a la prosperidad, la felicidad, el éxito y el dinero. Normalmente la pata levantada es la izquierda ya que es con la que se atrae a los clientes. Mientras levanta la izquierda, en la derecha sujeta una moneda antigua japonesa llamada koban (小判). Además, también luce un collar en forma de cascabel que se cree ahuyenta los malos espíritus. En las versiones de porcelana la pata levantada está fija, no se mueve. Sin embargo, en las nuevas versiones de plástico normalmente la mueve arriba y abajo. La altura de la pata alzada puede variar de unas esculturas a otras. Se dice que cuanto más alta sea, el gato llamará a los clientes desde más lejos.

Por otra parte, si la pata levantada es la derecha lo que atrae es el dinero y la fortuna. Existe otra versión con ambas patas levantadas, sin embargo, no es muy popular entre los japoneses. Esto es debido a que da la sensación de avaricia, de querer abarcarlo todo.



Origen.

El origen del maneki-neko no está muy claro. Existen diferentes teorías alrededor de su nacimiento. La leyenda que narra el origen del gato tiene diferentes versiones.

Por una parte dicen que fue creado durante la restauración Meiji imitando el gesto que hacían las prostitutas para llamar a sus clientes. Otra leyenda dice que una mujer que vivía en Imado tuvo que vender a su gato por la extrema pobreza en la que vivía. Tras esto, el gato se le apareció en sueños y le dijo que hiciera su imagen en arcilla. La escultura gustó tanto que la gente no tardó en querer comprarla. De esta forma, la mujer hizo más y más esculturas que la convirtieron en rica.

Sin embargo, la historia más extendida es la que ofrecen en el templo Gotokuji de Tokio. Según esta un gato salvó la vida a un señor feudal.

Durante la era Edo existía un templo semidestruido y con serios problemas económicos. Sin embargo, el sacerdote del templo, a pesar de su pobreza compartía la poca comida que tenía con su gata Tama.

Un día, un señor feudal de gran fortuna fue sorprendido por una tormenta mientras cazaba y se refugió bajo un árbol. Mientras esperaba que la tormenta pasara, vio una gata de color blanco, negro y marrón que le hacía señas para que se acercara a la puerta del templo. El hombre dejó su refugio y siguió a la gata. En ese momento, un rayo cayó sobre el árbol que le había dado cobijo minutos antes.

Agradecido, el señor feudal financió las reparaciones del templo y este prosperó.

Cuando el gato murió, recibió un solemne entierro en el cementerio para gatos del Templo Gotokuji y se creó el Maneki-neko en su honor.

Colores y significado.

A pesar de que el color blanco sigue siendo el más popular, a día de hoy existen diferentes versiones. Dependiendo de su color tiene distintos significados:

  • Tricolor (blanco, negro, naranja): tradicionalmente es el gato que más suerte da. Se dice que trae la fortuna a los viajeros. Este tipo de color se llama Calicó y son los colores más comunes de los gatos bobtail japoneses.
  • Verde: atrae la salud, la seguridad en el hogar y los buenos resultados en los estudios.
  • Plata o dorado: suerte en los negocios.
  • Azul: cumplir los sueños.
  • Rojo: éxito en el amor y/o ahuyenta lo malo.
  • Amarillo: economía.
  • Negro: evita la mala suerte y aumenta la felicidad. Si es regalado, es símbolo de entrega de sentimientos amorosos.
  • Rosa: elegir a la persona con quien contraer matrimonio.



avatar
500

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Recibir notificaciones cuando:
A %d blogueros les gusta esto: