Omotenashi, la hospitalidad japonesa.

La palabra Omotenashi engloba una gran variedad de significados.

El término Omotenashi (おもてなし) es de esas palabras difíciles de traducir. Se traduce como hospitalidad japonesa, sin embargo su significado va mucho más allá. Se trata de la educación elevada a su máxima potencia. Es hacer que la otra persona, ya sea un cliente o no, se sienta a gusto. Son los pequeños detalles, que aunque insignificantes, hacen que la interacción con otras personas sea algo placentero. Además, es dar desinteresadamente algo de uno mismo por el bien de otra persona.

Se dice que su origen está en la ceremonia del té y las artes marciales. Esto es debido a que esta forma de hospitalidad es el resultado de la etiqueta y la educación que rodea a estas ceremonias. Como por ejemplo el bushido, el código de los samuráis. Este giraba en torno a la compasión y el respeto a los enemigos, el honor y la disciplina.

El Omotenashi está presente en la cultura japonesa, es algo que se siente aunque no se vea o no se pueda tocar. Los turistas pueden sentirlo cuando se alojan en los ryokan (hoteles estilo japonés), en los onsen (baños termales), tiendas, restaurantes y demás establecimientos. Esta misma hospitalidad queda reflejada cuando un taxista nos abre la puerta para entrar o salir. Incluso es cuando un japonés usa una mascarilla para no contagiar al resto su resfriado.

Un servicio al cliente que roza la perfección.

En Japón el servicio al cliente es exquisito. En este sentido el Omotenashi surge de un proverbio japonés (一期一会, ichigo ichie) “oportunidad única en la vida ”. Siguiendo este proverbio deben tratar a cada cliente con amabilidad y respeto, ya que sólo hay una oportunidad para conseguir que el cliente esté contento. Gira en torno a dar algo humildemente sin esperar nada a cambio, a saber anticiparse a las necesidades de cada cliente. Su objetivo es buscar siempre su felicidad y bienestar.

Otra forma de Omotenashi es la buena cara y la sonrisa. En occidente es muy común ver a dependientes malhumorados o que dan la sensación de no querer hacer su trabajo. Esto en Japón no sucede. Al llegar a un establecimiento nos reciben con un saludo ¡Irasshaimase! y con la mejor de sus sonrisas. En japonés incluso existe una palabra para definir la acción de sonreír de forma amable y hospitalaria: hohoemi (微笑み).



avatar
500

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Recibir notificaciones cuando:
A %d blogueros les gusta esto: