Ukai, la milenaria técnica de pesca con cormorán.

El Ukai (鵜飼い) es un antiguo método de pesca japonés que emplea aves (cormoranes) para capturar los peces. Se trata de un sistema de pesca que se remonta más de 1300 años atrás. Además de ser parte de la tradición japonesa, ha inspirad a muchos artistas y poetas.

Cuando cae la noche, multitud de personas acuden a la ciudad de Gifu, al noroeste de Nagoya, para presenciar esta antigua tradición.

La pesca Ukai es una tradición típica del verano, se inicia el 11 mayo y finaliza el 15 de octubre. Esta es la época en la que los ayu (鮎) regresan del mar a su origen en el río Nagara.

Antiguas tradiciones.

La pesca con cormorán o ukai del río Nagara es un método de pesca que consiste en navegar por el río en una gran barca con una enorme antorcha. Los pescadores llevan cormoranes atados y los sueltan en el agua para que pesquen.  La gran antorcha que lleva la barca hace que los peces que nadan por el fondo salgan a la superficie sorprendidos por la luz que refleja esa enorme antorcha. Los cormoranes tienen por costumbre tragarse los peces. Sin embargo, una cuerda atada al cuello le impide que se trague los peces más grandes, sin embargo si que permiten que se trague los más pequeños. Además, una vez han pescado, los pescadores los estiran para que vuelvan a la barca y les hacen expulsar el pescado que llevan en el gaznate.

Actualmente existen doce puntos donde se practica la pesca Ukai, del río Fuefuki de la prefectura de Yamanashi hacia el oeste. La tradición en el río Nagara de Gifu se remonta a 1300 años de antigüedad. Sin embargo, esta práctica se remonta mucho antes. Esto se sabe ya que aparece documentada en los dos libros de historia más antiguos de Japón, el Kojiki y el Nihonshoki, del siglo VIII. Incluso se ha encontrado en textos chinos del siglo VII como el Libro de Sui y el capítulo dedicado a Japón de la obra Encuentros con los bárbaros del este.

Ukai

Además de lo anterior, existen indicios de esta práctica en otras partes del mundo. Excavaciones arqueológicas chinas han hallado ladrillos del siglo I y II con pinturas que parecen representar esta actividad. También se han encontrado pinturas en ruinas egipcias y alfarería peruana de antes de Cristo. Incluso se dice qué en el siglo XVII, Jaime I de Inglaterra, copió esta técnica de China. Sin embargo, a día de hoy solo se conserva en Japón.

Por otra parte, la pesca Ukai China y Japonesa no son exactamente iguales. En China se usan cormoranes grandes que se crían domesticados. En Japón se usan cormoranes japoneses migratorios que se cazan y se acostumbran al contacto con humanos. Estos son capturados en los acantilados de la costa de Ishihama, Hitachi (prefectura de Ibaraki).



Ushô, maestro de cormoranes.

Los pescadores con cormorán se conocen como Ushô (鵜匠) o maestro de cormoranes. Sin embargo, puedes ostentar un título más alto y trabajar para la Agencia de la Casa Imperial. A estos últimos se les conoce como shikibushoku ushô, maestros imperiales de cormoranes.

El trabajo para la Casa Imperial no es algo nuevo ya la servían antes del período de los Estados Guerreros (1467-1568). Tras la restauración Meiji en 1868, la prefectura Gifu presionó para salvar esta tradición de la desaparición. Sería en 1980 cuando la Agencia de la Casa imperial otorgó el título de proveedores imperiales. Este título es hereditario y a día de hoy solo lo conservan seis familias en Gifu y tres en Seki. Estos pescadores dan ofrendas a la Casa Imperial ocho veces al año de ayu (鮎) pescados en una zona del Nagara normalmente vedada.

Ukai

Los pescadores tienen una estrecha relación con los cormoranes. Cuidan de ellos hasta que mueren y los consideran parte de la familia. Desde que llegan a sus manos, los cormoranes tardan alrededor de medio año en acostumbrarse a los humanos y medio año más en estar preparados para la pesca. Además, los cormoranes salvajes tienen una esperanza de vida de entre siete u ocho años a lo sumo diez. Actualmente el cormorán más longevo de Nagara cuenta con 25 años e incluso algunos han llegado a superar los 30.

Este ancestral trabajo no es muy atractivo para los jóvenes japoneses. Los pescadores trabajan como autónomos por lo que deben asumir los gastos de adquisición de los cormoranes, la vestimenta, la barca, el sueldo de los barqueros y la leña para la antorcha. Por parte de Agencia de la Casa Imperial sólo reciben 8000 yenes al mes. Por lo que sus ingresos proceden principalmente de la agencia de turismo local y del ayuntamiento de Gifu. A esto hay que añadir que el cuidado de los cormoranes impide que tengan demasiado tiempo libre o puedan irse de vacaciones ya que deben alimentarlos y cuidarlos diariamente.



Los ayu, un delicioso bocado.

Además, la ciudad atrae numerosos turistas deseosos de ver esta técnica milenaria. Además, los ayu pescados con cormorán son considerados un preciado manjar. Por ello algunos barcos ofrecen servicios para disfrutar de este espectáculo nocturno.

Ukai

Los ayu pescados con cormorán presentan unas características marcas dejadas por el pico del pájaro. Esta marca es la prueba de que han sido pescados de esta forma lo que eleva significativamente su precio. Los ayu que son pescados en red mueren lentamente, sin embargo, los que se pescan con cormorán lo hacen al instante por eso son más frescos.



avatar
500

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Recibir notificaciones cuando:
A %d blogueros les gusta esto: